Edredones AntiAcaros y AntiAlergicos 

Innovadora línea de Edredones Nordicos AntiAcaros y Antialérgicos de gran calidad especialmente indicados para las personas con alergias: máxima eficacia y gran confort.
Eficacia anti-acaros y anti-alergicas certificada a un precio muy competitivo.

Los plumones y las colchas tradicionales en plumas, lana, etc. no son indicados para las personas alérgicas debido a la gran cantidad de alérgenos que retienen en su interior.

Durmiendo en una cama sana, libre de ácaros y de otros alérgenos, los síntomas típicos de las alergias (tos, secreción nasal, picor en los ojos, oídos y nariz, …) se alivian rápidamente, permitiendo una mejora significativa en la calidad de vida de las personas alérgicas sin ninguna de las contraindicaciones típicas de los medicamento o de los productos químicos.

  • Nuestros Edredones AntiAcaros y Antialérgicos son ligeros, suaves, transpirables.
  • Son muy higiénicos, prácticos y de fácil mantenimiento. Se pueden lavar en casa a máquina a 60 º. Se secan y se regeneran muy rápidamente manteniendo el volumen original hasta después de muchos años y muchos lavados.

No es necesario usar la funda anti-ácaros conjuntamente con nuestros edredones antiácaros. Aún así les informamos que los mejores resultados antialérgicos se obtienen con el utilizo conjunto del Edredón AntiAcaros y de la Funda Antiacaros para edredones Euroallergy.

Además de una mayor eficacia contra las alergias, el uso conjunto de la funda anti-ácaros y del Edredón Anti-Acaros permite reducir notablemente la frecuencia de los lavados:

  • En caso de usar el edredón sin funda anti-ácaros, para la prevención eficaz de las alergias, se recomienda lavar el edredón cada 1-2 meses a 60º en la lavadora doméstica.
  • En caso de usar el edredón con la funda anti-ácaros, solo será necesario lavar los dos cada 4-6 meses a 60º en la lavadora doméstica.

La reducción de la frecuencia de lavado permite alargar la vida útil del edredón.

Además, la funda antiácaros se puede emplear en todas las épocas del año. Por ejemplo, poniendo en su interior mantas más ligeras en primavera y otoño se puede conseguir siempre la temperatura deseada y protegerse de los ácaros durante todo el año.