Los Pricipales alergenos: cómo evitarlos

Los alérgenos ambientales son las sustancias que provocan reacciones alérgicas.

La mayoría de las personas, no experimentan ninguna respuesta al contacto con dichas sustancias, pero el sistema inmunitario de las personas alérgicas, reconoce a los alérgenos como sustancias nocivas y procura defenderse de ellas produciendo una respuesta inmunitaria de la cual surgen los síntomas alérgicos.

Las principales vías de contacto con los alérgenos son: la inhalación, la ingestión, la inoculación y el contacto con la piel u otros órganos.

La inhalación es la vía de contacto típica con los aero alérgenos, alérgenos ambientales que pueden ser trasportados por el aire y ser inhalados a través de la respiración. Pertenecen a este grupo muchos de los alérgenos más comunes como:
  • Polen. Puede provocar alergia el polen de plantas herbáceas y silvestres (por ejemplo: gramíneas) y también el polen de árboles, arbustos y plantas. En los países del Mediterráneo, el polen del olivo, es uno de los alérgenos más comunes, mientras que en el centro de Europa, el más común es el polen del abedul.
  • Ácaros y polvo.
  • Esporas de hongos y moho.
  • Epitelios, pelos, plumas y saliva de animales.
  • Cucarachas y sus desechos.
  • Humo.

La ingestión es la vía de contacto característica con los alimentos que provocan alergia, como por ejemplo la leche de vaca, el huevo, el pescado, el marisco, los cacahuetes, la soja, el chocolate, el apio, etc.

Por esta vía, se puede producir también el contacto con otros alérgenos como medicamentos que se toman por vía oral.

En el caso de las picaduras de insectos y de los medicamentos inyectables, la vía de contacto es la inoculación.

Muchos alérgenos actúan por contacto con la piel u otros órganos del cuerpo. Es el caso, por ejemplo, los alérgenos más comunes son:
  • El látex utilizado para la fabricación de guantes, condones, etc.
  • Algunos tejidos como la lana y la seda.
  • Algunas sustancias químicas presentes en productos de belleza, tintes, productos de limpieza, detergentes para la ropa, etc.
  • Fragancias presentes en cosméticos, perfumes y cremas.
  • Y minerales como el níquel, el cobalto y el cromo que pueden estar presentes en bisutería, objetos metálicos, prótesis dentarias, etc.

La infección es la vía de contacto con las bacterias que también pueden actuar como alérgenos ambientales.

A veces los alérgenos se clasifican en alérgenos de interiores y en alérgenos de exteriores.
  • Los alérgenos de interiores son los que se encuentran normalmente en el interior de las casas y de otros edificios, los más comunes son el polvo, el moho, caspa, saliva y plumas de animales domésticos, cosméticos, medicamentos, productos químicos, etc.
  • Los alergenos de exteriores son los que normalmente se encuentran al aire libre e incluyen el polen, el moho, la polución industrial, los pesticidas e insecticidas, etc.

Los alérgenos ambientales se diferencian también por el hecho de ser estacionales o perennes.
  • Un ejemplo de los alérgenos estacionales o de temporada, es el polen que se encuentra solo durante una época del año.
  • Los alérgenos perennes son los que pueden provocar los síntomas de la alergia durante todo el año, independientemente de la temporada.

Conocer cuales son sus alérgenos es fundamental para poner en marcha la mejor estrategia para evitarlos. En caso de dudas, consulte a su médico. Recuerde que el diagnóstico sólo puede ser efectuado por un médico. Para aliviar sus síntomas, su Alergólogo también puede recetar medicamentos apropiados y/o terapia de vacunas.