Información

Más vendidos

CONTROLA TU ALERGIA 

  • Alergia a Acaros y Polvo

    *

    Remedios para la alergia a los ácaros y al polvo.

    Los ácaros constituyen la fuente principal de alérgenos del polvo y se encuentran en todos los hogares. Son organismos microscópicos que se multiplican con facilidad en nuestras casas.
    Las personas que tienen alergia a los ácaros del polvo deben evitar tanto como sea posible la exposición a estos alérgenos y al polvo doméstico.

    INFORMACIÓN ESENCIAL PARA COMBATIR LA ALERGIA A LOS ACAROS Y AL POLVO.

    El polvo es una agrupación de partículas, cuya composición puede variar de un ambiente a otro. Muchas de estas partículas son capaces de desencadenar reacciones alérgicas en determinadas personas.

    El polvo que comúnmente se forma en el hogar suele estar compuesto por: residuos de fibras (algodón, lana o yute provenientes de ropa, colchas, alfombras, etc.); residuos de materiales vegetales y animales presentes en la casa (plumas, pelos y caspa de animales, saliva etc.); restos de la descamación de nuestra piel; hongos; esporas; pólenes; restos de cucarachas y de ácaros. En particular, los ácaros producen un tipo concreto de proteínas desencadenantes de asma y otras reacciones alérgicas.

    Cómo reducir el contacto con los alérgenos de los ácaros y del polvo

    Lo fundamental para la persona alérgica es reducir el contacto con los elementos desencadenantes de su alergia. 
    La tarea no es fácil. Por ello, cuantas más medidas se adopten de forma conjunta, mejores resultados obtendremos.

    En primer lugar, siempre debemos empezar por el dormitorio, puesto que es el espacio de la casa en el que más tiempo pasamos y porque los ácaros viven, sobre todo, en colchones, almohadas y ropa de cama. 
    Posteriormente, deberemos intervenir en las demás habitaciones del hogar, priorizando aquellas en las que trascurrimos más tiempo.

    A continuación indicamos diversos productos antialérgicos que, por orden de relevancia, nos ayudarán a alcanzar nuestro objetivo:

    1- Fundas antiácaros para colchones, almohadas y edredones de toda la casa. Esta es, sin duda, la medida más importante para los alérgicos a los ácaros del polvo.
    Las fundas protegen también nuestras camas de todos los tipos de alérgenos presentes en el polvo doméstico.

    2- Purificadores de aire domésticos. Filtrar el aire permite deshacerse de los aeroalérgenos y es una gran ayuda para todas las personas que padecen alergias. En caso de alergia a los acaros recomendamos los purificadores de aire Airfree.

    3- Antiácaros eléctricos por ultrasonidos. Emiten ondas ultrasónicas que alteran el ciclo biológico de los ácaros, reduciendo así la cantidad de alérgenos.

    4- Acaricidas y Spray antiácaros que facilitan la eliminación de estos microorganismos y controlan su rápida reproducción. Los acaricidas pueden emplearse tanto como "Método de choque inicial" que como "Método de mantenimiento". Los acaricidas son productos químicos. Deben ser usados con precaución y no es recomendable su uso para la ropa de cama (colchones, edredones, almohadas).

    5- Mascarillas antipolvo y antiácaros. Las personas alérgicas deberían tratar de protegerse lo máximo posible del polvo usando mascarillas protectoras antialérgicas cada vez que tienen que realizar tareas domésticas de limpieza o entrar en contacto con polvo.

    6- Filtros nasales. Bloquean polvo, restos de ácaros y otros alérgenos.

    Estos productos le permiten:
    • --- reducir la cantidad de ácaros y polvo presentes en su entorno
    • --- reducir el contacto entre usted y los alérgenos de los ácaros y del polvo.
    Son remedios naturales y eficaces que permiten aliviar notablemente asma alérgica, sinusitis, rinitis, dermatitis, conjuntivitis y otros síntomas alérgicos.

    Limpieza y cambios en el ambiente doméstico

    La limpieza del polvo es esencial para todas las personas con alergia a los ácaros y al polvo. Este se debe eliminar de las superficies utilizando un paño húmedo y una buena aspiradora HEPA.

    Las fundas antiácaros se tienen que lavar, como mínimo, cada 6 meses. Sin embargo, las sábanas y demás ropa de cama se deben lavar semanalmente en agua caliente (a 60ºC de temperatura o más).

    En los hogares donde viva una persona alérgica, también habría que realizar algunos cambios paulatinos y progresivos para conseguir un ambiente más fácil de limpiar, menos alergénico y, en definitiva, más saludable para toda la familia.

    Se trata de cambios relevantes, pero a poner en marcha poco a poco. No obstante, una vez llevados a cabo, las tareas de limpieza serán mucho rápidas y efectivas, beneficiando así a todos los miembros de la familia. Algunos de los cambios deberían ser del siguiente orden:

    Eliminar las alfombras siempre que sea posible, ya que los ácaros del polvo doméstico, las esporas de hongos, la caspa de animales y otros alérgenos del polvo se acumulan de forma abundante en ellas. Suelos de madera, cerámica o linóleum son más indicados para las personas alérgicas.

    Eliminar también las cortinas, si es posible. En caso contrario, lavarlas muy frecuentemente a temperaturas elevadas.

    Se recomiendan superficies lisas, ordenadas y fáciles de limpiar. Todos los pequeños objetos, adornos, libros, peluches, etc. se deberán retirar y colocar en cajones y armarios cerrados.

    Los muebles tapizados no son los más aconsejados. Si no se pueden sustituir, se deberán aspirar frecuentemente.

    Es muy importante reducir la humedad dentro de la casa a un porcentaje menor del 50%. El uso de aire acondicionado y de aparatos deshumidificadores es un método efectivo para controlar la humedad y reducir el crecimiento de los ácaros del polvo y hongos.

    En todas estas tareas, se empezará por el dormitorio de la persona alérgica y se seguirá por las habitaciones donde se trascurra más tiempo.

  • Alergia al Polen

    La alergia al polen o polinosis se conoce también como rinitis alérgica estacional o fiebre del heno.

    La alergia al polen es la reacción excesiva del organismo al entrar en contacto con alérgenos contenidos en los granos de polen.
    Los pólenes están entre los principales responsables de desencadenar enfermedades alérgicas como rinitis, conjuntivitis y asma alérgica
    Las personas que padecen de Alergia al Polen deberían:

    Gracias a estas medidas se pueden aliviar notablemente asma alérgica, rinitis, conjuntivitis, sinusitis, y otros síntomas alérgicos de forma totalmente natural.

    Las principales causas de polinosis en España son:
    • Los pólenes de gramíneas (malas hierbas de crecimiento espontáneo que abundan en los márgenes de las carreteras, campos de cultivo, etc.). En la zona mediterránea, empiezan a polinizar a finales de abril y suelen llegar a los niveles máximos entre mayo y junio.
    • El polen del olivo (Olea), sobre todo en el Sur de España y en toda la cuenca mediterránea. El periodo de polinización es entre mayo y junio.
    • El polen de la Parietaria judaica, una maleza muy frecuente en todo el Sur de Europa, sobre todo en el litoral Mediterráneo.
    • El polen del ciprés también es uno de los más característicos de la Europa mediterránea. Su periodo de polinización se da típicamente en los meses de enero y febrero.
    • Otros pólenes como el de los Plantagos, la Artemisia y Salsola y Chenopodium, la Betula (abedul), las Cupresáceas "arizónicas y cipreses", el Platanus (plátano de sombra), el Mercurialis (una maleza) y el Pinus (pino).

     

  • Alergia a Hongos y Humedad

    La alergia a los hongos o mohos, habitualmente conocida como alergia a la humedad, es una de las más extendidas. Los alérgenos que la provocan son altamente resistentes, difíciles de eliminar y se adaptan a condiciones medioambientales muy diferentes.

    El moho es un tipo de hongo prácticamente imperceptible para el ojo humano que se reproduce en ambientes y climas de humedad, lluvia y viento. Precisamente, lo que provoca la alergia a la humedad es la inhalación de las esporas que germinan de los mohos y flotan en el aire.

    La multiplicación y expansión de los mohos tiene lugar mediante esporas que, debido a su tamaño microscópico, quedan suspendidas en el aire. Cuando las esporas se asientan en una superficie, generan la aparición de nuevo moho y, con ello, la reproducción de nuevas esporas que quedarán flotando en el ambiente.

    Contrariamente a otros alérgenos, su aparición no es estacional, sino que depende de las condiciones ambientales que se puedan dar tanto al aire libre como en espacios interiores.


    Para combatir hongos y mohos que provocan la alergia a la humedad, podemos emplear conjuntamente:

    - Los Fungicidas y Spray AntiHongos que son sustancias capaces de eliminar los hongos presentes en un ambiente interior (hogar, oficina, etc.)
    - Los purificadores de aire que filtran el aire y capturan las esporas de mohos y hongos. De esta forma evitamos inhalar estas esporas alergénicas y evitamos que depositándose dentro de nuestras casas estas produzcan nuevos crecimientos de hongos y mohos. Los purificadores de aire Airfree son especialmente eficaces en eliminar hongos y moho.
    - Las fundas antialérgicas para colchones y almohadas que previenen el desarrollo de hongos como nuestras fundas Euroallergy Superior en Evolon® que protegen de hongos y moho garantizando también la máxima transpirabilidad.
    Mascarillas anti alergias
    - Deshumidificadores.

  • Alergia a Animales

    *

    Entre las alergias más comunes encontramos la alergia a los gatos, a los perros y a otras mascotas u animales.
    También cucarachas, ácaros y varios insectos son responsables de provocar muchas reacciones alérgicas. 

    Los principales alérgenos que provocan alergia a los animales son unas proteínas que se encuentran sobre todo en la caspa, saliva, orina y deshechos de los animales. 
    Todos estos alérgenos son partículas muy pequeñas e invisibles, que pueden flotar en el aire y ser inhalados con la respiración.

    LA ALERGIA A LOS ANIMALES DOMÉSTICOS

    Contrariamente a lo que muchos creen, las personas no son alérgicas al pelaje de los animales. Los principales causantes de las alergias son la caspa, la saliva y la orina de los animales domésticos, que contienen un alto nivel de proteínas.


    La caspa se presenta en forma de pequeñas escamas blancas visibles tanto en el cabello de las personas como en el pelaje de los animales. A veces estas escamas son tan pequeñas que llegan a ser imperceptibles. Son células muertas de piel que se desprenden como resultado de la renovación natural de la piel. 

    La saliva, especialmente en los gatos, es una importante fuente de alérgenos y se encuentra presente en el pelaje debido a la costumbre que tienen estos animales de lamerse.

    La orina no necesita mucha explicación, salvo decir que suele localizarse en las patas traseras de los animales, muy especialmente en los perros. 

    Finalmente, debemos tener en cuenta que también encontramos alérgenos en las glándulas sebáceas, en las glándulas sudoríparas y en el fluido lagrimal de los animales.

    La alergia a los gatos o a los perros afecta aproximadamente al 15% de la población y se eleva hasta el 20-30% en las personas asmáticas. En general, los gatos suelen originar reacciones alérgicas más graves que los perros.

    ALERGIA A LOS GATOS

    El principal alérgeno presente en el gato es el Fel dI (Felis doméstico) y se encuentra principalmente en las glándulas sebáceas de la piel y en las glándulas salivares sublinguales.

    Las partículas que componen este alérgeno son muy pequeñas (< 5 micras) y ligeras, por lo que quedan suspendidas en el aire, penetrando en nuestro organismo a través de las vías respiratorias.

    Estas partículas suelen adherirse a las paredes de las casas y se acumulan en alfombras, colchones, cojines, ropa para la cama, sillas tapizadas, etc. Aunque se decida dejar de convivir con el gato, la mejora de los síntomas no es inmediata, ya que este alérgeno puede permanecer en casa durante 3-4 meses o incluso más.

    ALERGIA A LOS PERROS

    El principal alérgeno del perro se denomina Can FI y se encuentra principalmente en el pelo y en la caspa de estos animales. La saliva y la piel son sus principales fuentes de reproducción.

    SÍNTOMAS

    Los síntomas más comunes son: rinitis, conjuntivitis, asma, urticaria, lesiones cutáneas.

    Los alérgenos que desprenden los animales están flotando en el ambiente. Si entran en contacto con la superficie de los ojos, nos provocarán conjuntivitis y si lo hacen en la nariz, nos provocarán rinitis. También pueden ser inhalados y ocasionar la alergia dentro de los pulmones (asma) o bien, pueden originarla al entrar en contacto con la piel, causando comezón y urticaria.

    CONSEJOS PRÁCTICOS

    Antes de desprenderse de la mascota, intente poner en práctica las siguientes medidas:

    - Mantenga la mascota siempre fuera de la habitación del alérgico. También deberíamos mantener la mascota fuera de otras estancias donde pasemos mucho tiempo, así se reducirá considerablemente la exposición a los alérgenos.
    - Los espacios de la casa accesibles al animal deben ser fáciles de limpiar, por tanto, evite el uso de alfombras, cojines, muebles tapizados, etc. El suelo debería ser preferiblemente de madera o cerámica.
    - Utilice un purificador de aire doméstico que atrape los alérgenos presentes en el aire y reduzca la cantidad de alérgenos que pueden causarle alergia.
    En caso de alergia a gatos, perros y otros animales domésticos, recomendamos los  Purificadores de Aire Bionaire. Eliminan hasta el 99% de los alérgenos de mascotas  y otras partículas contaminantes de hasta 2 micrones. Son muy rápidos y eficaces.
    - Cuando sepa que debe entrar en contacto con alérgenos de manera inevitable, haga uso de mascarillas para protegerse.
    - Siempre que sea posible, el cepillado de la mascota debe ser llevado a cabo en el exterior y por un miembro no alérgico de la familia. Con ello reducirá la cantidad de pelo y alérgenos que de otra forma se desprenderían en el interior de la casa.
    - La limpieza del habitáculo o jaula del animal también debería ser realizada por un miembro no alérgico de la familia. En caso de que sea la persona alérgica quien realice estas tareas, debería protegerse con mascarillas antialergias, lavarse las manos inmediatamente después del contacto con el animal y cambiarse de ropa.
    - En caso de que la mascota haya previamente entrado en la habitación de la persona alérgica o pueda ocasionalmente volver a entrar en los dormitorios, proteja sus colchones, almohadas y edredones con fundas antiácaros y antialérgicas. Las fundas antialérgicas Euroallergy poseen poros muy pequeños que impiden el paso de las partículas alergénicas.
    - Utilice una aspiradora con filtro HEPA para la limpieza doméstica.

    Si cree que usted o alguien de su familia padecen síntomas alérgicos o tienen dudas al respecto, consulte a su médico o pediatra. Ellos le remitirán, en caso de ser necesario, a un médico especialista en enfermedades alérgicas (alergólogo). El diagnóstico solo puede ser efectuado por un médico titulado.

  • Dermatitis o Eccema

    Para controlar la dermatitis o eccema, es muy importante el tratamiento de prevención, que se compone de 3 simples pasos:

    1) Hidratación diaria de la piel.

    Debe asegurarse una buena hidratación en todo momento. Esto ayuda a restaurar la barrera cutánea y a prevenir el desarrollo del eccema.

    2) Higiene suave de la piel sensible.

    Para el baño y la ducha, debe utilizarse un “jabón sin jabón” especialmente diseñado para la piel sensible que contenga sustancias calmantes, ricas en grasa, que restauran la barrera natural de la piel. Estos productos especiales limpian sin resecar y mantienen la hidratación.

    3) Hidratación local del eccema.

    Los brotes de dermatitis causan sequedad de la piel y picor, que hace que el paciente se rasque y se provoque lesiones. Con la aparición de los primeros síntomas, hay que aplicar una crema súper hidratante, que restaure la barrera cutánea y alivie el picor. En casos de brotes importantes, debería acudirse al dermatólogo.

Las personas que padecen alergia deben:

1. Saber a qué sustancias tienen alergia (al polen, a los ácaros, al polvo, a las esporas o moho, a los gatos, perros u otras mascotas, a las partículas químicas, etc.).

2. Saber dónde y cuándo están en riesgo de entrar en contacto con dichas sustancias.

3. ¡Intentar evitarlas! Evitar los alérgenos, efectuando un control ambiental de éstos, permite eliminar o disminuir los síntomas alérgicos reduciendo la necesidad de medicación.

Nuestra misión es ofrecerles los mejores productos antialérgicos que permiten reducir el contacto entre la persona alérgica y los alérgenos.

Esto le ayudará a controlar su asma alérgica, sinusitis, rinitis, dermatitis, conjuntivitis y otros síntomas de origen alérgico.