COMPRAR POR ALERGIA 

  • Productos Anti-Ácaros
    Productos Anti-Ácaros
  • Alergia al Polen
    Alergia al Polen

    La alergia al polen o polinosis se conoce también como rinitis alérgica estacional o fiebre del heno.

    La alergia al polen es la reacción excesiva del organismo al entrar en contacto con alérgenos contenidos en los granos de polen.

    Los pólenes están entre los principales responsables de desencadenar enfermedades alérgicas como rinitis, conjuntivitis y asma alérgica.

     

    Las personas que padecen de Alergia al Polen deberían:

    Gracias a estas medidas se pueden aliviar notablemente asma alérgica, rinitis, conjuntivitis, sinusitis, y otros síntomas alérgicos de forma totalmente natural.

     

    Las principales causas de polinosis en España son:

    • Los pólenes de gramíneas (malas hierbas de crecimiento espontáneo que abundan en los márgenes de las carreteras, campos de cultivo, etc.). En la zona mediterránea, empiezan a polinizar a finales de abril y suelen llegar a los niveles máximos entre mayo y junio.
    • El polen del olivo (Olea), sobre todo en el Sur de España y en toda la cuenca mediterránea. El periodo de polinización es entre mayo y junio.
    • El polen de la Parietaria judaica, una maleza muy frecuente en todo el Sur de Europa, sobre todo en el litoral Mediterráneo.
    • El polen del ciprés también es uno de los más característicos de la Europa mediterránea. Su periodo de polinización se da típicamente en los meses de enero y febrero.
    • Otros pólenes como el de los Plantagos, la Artemisia y Salsola y Chenopodium, la Betula (abedul), las Cupresáceas "arizónicas y cipreses", el Platanus (plátano de sombra), el Mercurialis (una maleza) y el Pinus (pino).
  • Alergia a Hongos y Humedad
    Alergia a Hongos y Humedad
  • Alergia a Animales
    Alergia a Animales

*

En caso de duda, siempre puedes llamarnos al +34 676 882 134 o +34 937 927 978 para consejos y más información.

Utilizando los productos adecuados se pueden reducir notablemente los síntomas de las alergias de forma natural, minimizando la cantidad de alérgenos presentes en nuestros ambientes interiores y evitando el contacto con ellos.   

No es una tarea fácil, pero vale la pena el esfuerzo.  
A veces, dependiendo de la sensibilidad de cada persona, es necesario combinar varias medidas a la vez para conseguir los mejores resultados.

* Un primer consejo *

Las personas que padecen alergia deberían antes de todo:

1. Saber a qué sustancias tienen alergia (polen, ácaros, polvo, esporas, moho, ciertas sustancias químicas, látex, alérgenos de gatos, perros u otras mascotas, etc.). Su alergólogo puede hacer las pruebas necesarias para este fin.

2. Saber dónde y cuándo están en riesgo de entrar en contacto con dichas sustancias.

3. ¡Intentar evitarlas! Eliminar o reducir la presencia de estas sustancias de los lugares donde trascurres más tiempo mejorará notablemente tu calidad de vida y permitirá reducir el uso de medicamentos.