Dermatitis o Eccema 

Para controlar la dermatitis o eccema, es muy importante el tratamiento de prevención, que se compone de 3 simples pasos:

1) Hidratación diaria de la piel.

Debe asegurarse una buena hidratación en todo momento. Esto ayuda a restaurar la barrera cutánea y a prevenir el desarrollo del eccema.

2) Higiene suave de la piel sensible.

Para el baño y la ducha, debe utilizarse un “jabón sin jabón” especialmente diseñado para la piel sensible que contenga sustancias calmantes, ricas en grasa, que restauran la barrera natural de la piel. Estos productos especiales limpian sin resecar y mantienen la hidratación.

3) Hidratación local del eccema.

Los brotes de dermatitis causan sequedad de la piel y picor, que hace que el paciente se rasque y se provoque lesiones. Con la aparición de los primeros síntomas, hay que aplicar una crema súper hidratante, que restaure la barrera cutánea y alivie el picor. En casos de brotes importantes, debería acudirse al dermatólogo.