Fundas antiácaros para colchón, almohada y edredón: ¿Cómo elegir?

Fundas Antiacaros EuroallergyCómo elegir sus fundas antiácaros para colchón, almohada y edredón: todo lo que hay que tener en cuenta para una buena elección.

Factores a tener en cuenta:
 
1- EFICACIA
La primera preocupación a la hora de elegir nuestras fundas antiácaros debería ser su eficacia para la alergia a los ácaros y al polvo.
Sabiendo que los alérgenos de los ácaros del polvo son partículas microscópicas que miden aproximadamente unas 10 micras, el tejido de las fundas debería tener poros de un tamaño inferior para no permitirles el paso. Fundas antiacaros certificado ECARF
A pesar de que los consumidores no tenemos medios para comprobar estas características, afortunadamente existen laboratorios especializados, dotados de tecnología especial, que se dedican a realizar pruebas de este tipo. Estos organismos son independientes, por lo que emiten certificaciones y sellos de aprobación solo si comprueban que un producto cumple con todas las características necesarias de eficacia para las personas que padecen alergia.
Así, por ejemplo, todos aquellos productos con el Sello de Aprobación de la ECARF disponen de una garantía de eficacia.
Solo si elegimos productos certificados por instituciones reconocidas, podremos estar seguros de su eficacia.
 
2- CONFORT

Es imprescindible valorar la comodidad de las fundas. Estas tienen que ser suaves, transpirables y frescas para poder dormir cómodamente.
Las primeras fundas antiácaros estaban fabricadas con plástico u otros materiales impermeables rígidos y ruidosos, de manera que resultaban muy incómodas para dormir, no dejaban transpirar y hacían sudar mucho.
Actualmente, para controlar la alergia a los ácaros del polvo, salvo que sea necesario el uso de una funda impermeable por otros motivos (por ejemplo, como protector de pérdidas de orina), no es aconsejable adquirir fundas antiácaros recubiertas con capas de material plástico (PVC, vinilo, etc.).
 
3- RESISTENCIA Y DURACIÓN

El fabricante debería indicarnos cada cuánto tiempo es necesario cambiar la funda y a qué temperatura se puede lavar.

Siempre es preferible elegir fundas antiácaros que se puedan lavar en casa y a altas temperaturas, ya que los ácaros del polvo únicamente se pueden eliminar mediante lavados a una temperatura mínima de 60º. No es necesario secar las fundas en una secadora. Todo lo contrario: sus fundas durarán más tiempo con un secado natural.

 
4- PRECIO

Encontramos fundas antiácaros a precios muy variados. En general, podemos considerar que las fundas antiácaros son económicas, puesto que se pueden colocar en nuestros colchones, edredones y almohadas sin necesidad de cambiarlos.

Si los colchones son nuevos, las fundas antiácaros los protegerán, pues evitarán que los ácaros entren y aniden en ellos, alargando así su vida útil.
 
5-LIBRES DE QUÍMICOS
En el mercado están disponibles colchones y fundas antiácaros que incorporan tratamientos antibacterias, antifúngicos y antiácaros.  Los tratamientos químicos que suelen perder eficacia con el tiempo y con los lavados.
Además, dado que existen productos totalmente naturales que son más eficaces, en nuestra opinión, siempre es preferible, sobre todo para las personas alérgicas y asmáticas, mantenerse lo más alejado posible de los productos químicos, especialmente cuando se trata de proteger la cama, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.
 
6- OTRAS CONSIDERACIONES
Algunas consideraciones de sentido común a tener en cuenta:
-Las fundas elásticas no poseen un grado elevado de eficacia, puesto que sus poros se agrandan cuando se someten a tensión (es decir, cuando se estiran por el peso del cuerpo en la cama). Esto facilita el paso de los alérgenos de los ácaros.
-Los cubrecolchones que se ajustan con elásticos en las esquinas y que no envuelven la parte posterior del colchón tampoco son muy efectivos, pues cada vez que la persona se mueve en la cama, nubes de alérgenos salen por de abajo del colchón y se levantan en el aire, siendo así inhalados por la persona alérgica.
-Tejidos normales y tejidos «sin tejer». Los tejidos tradicionales son telas resultantes de la unión de hilos o fibras de manera regular por el entrelazado de la trama con la urdimbre. Con esta técnica de fabricación tradicional es muy difícil conseguir que el tejido tenga unos poros lo suficientemente pequeños para impedir el paso de los alérgenos de los ácaros. Como consecuencia natural del uso, estas telas se estiran y se tensan, de modo que los poros suelen hacerse todavía más grandes, permitiendo, aún más, el paso de los alérgenos.
Fundas antiacaros Superior en EvolonFundas anti-acaros Euroallergy Superior 2Los tejidos «sin tejer» (como los de estas imagenes) son un tipo especial de telas sin trama, que no han sido urdidas, y cuyas fibras están adheridas entre sí mediante métodos alternativos (normalmente a través de procedimientos mecánicos o térmicos). Se conforman creando una red de infinidad de fibras o filamentos, en capas superpuestas, dispuestos en diversas direcciones y de forma aleatoria, sin que predomine ninguna orientación en concreto. De este modo, se pueden conseguir tejidos con poros muy pequeños y de una gran estabilidad, pues se pueden estirar y tensar sin que los poros se hagan más grandes.

Más información en los siguientes enlaces:

- Fundas AntiAcaros para colchones, almohadas y edredones

- Fundas AntiAcaros Euroallergy Basic

- Fundas AntiAcaros Euroallergy Superior en Evolon


Gracias por leer este informe. Esperamos que le sea de utilidad y le permita adquirir el producto óptimo para mejorar su estado de salud.

Be Sociable, Share!

Tags: , , , , , , ,

2 comentarios para “Fundas antiácaros para colchón, almohada y edredón: ¿Cómo elegir?”

  1. Carmen L.P. dice:

    Llevo sólo un mes usando mis nuevas fundas antiacaros Euroallergy y sólo me arrepiento de no haberlas comprado antes. Gracias a todo el equipo de euroallergy por vuestros consejos tan útiles y acertados.
    Carmen

  2. Están muy interesantes sus productos. Los felicitamos!

Deja tu comentario